Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com
 
Hemorroides

La enfermedad hemorroidal es uno de los padecimientos más frecuentes en los seres humanos. En México no se conoce exactamente su prevalencia, pero al menos 5% de la población general manifiesta síntomas relacionados con esta enfermedad. Son raras antes de los 20 años, su frecuencia aumenta con el tiempo y es probable que 50% de los adultos de 50 años o más tengan o ya sufrieron síntomas relacionados en alguna época de su vida.


Hasta el momento no está demostrado el origen de esta enfermedad.
A lo largo de la historia se han descrito como “venas varicosas” del ano, aunque realmente son protrusiones aumentadas de tamaño de tejido conectivo y vasos sanguíneos dilatados que propasan por el orificio anal.
Existen hemorroides externas e internas, aunque generalmente son mixtas, ya que, pocas veces se les encuentra constituidas por un solo tipo.
Para promover la mayor comprensión de la enfermedad se clasifican como interna y externas.

¿Qué origina las Hemorroides?
En general, no se conoce una causa en especial que desencadena los síntomas de la enfermedad. Lo que popularmente se acepta es que ciertos factores desempeñan una función en las manifestaciones clínicas
De cada paciente. La característica más constante es el estreñimiento, que al requerir mayor esfuerzo al momento de la evacuación, produce congestión de los cojinetes y se produce el prolapso hemorroidal por el orificio anal, existen otros factores de riesgo como son:

  • Edad    
  • Embarazo
  • Factor Hereditario         
  • Uso de enemas.

Todos los factores hacen que los ligamentos que mantienen unidas a las hemorroides se distiendan, las venas se dilaten y terminen prolapsadas por el orificio anal.

¿Cuáles son sus Síntomas?

  • Sangrado durante o después de la evacuación.
  • Protrusión de tejido al evacuar  (sensación de cuerpo extraño).
  • Prurito anal.
  • Dolor perianal

¿Cuál es el Manejo de la Enfermedad Hemorroidal?
Los síntomas leves pueden ser tratados con medidas generales como: aumentar la ingesta de fibra: verduras, cereales, frutas, y de líquidos. Evitar el esfuerzo ala evacuar y realizar baños de asiento por 10 a 15 minutos.
Si con estas medidas no hay mejoría en 7 días o en caso de dolor que va en aumento, o se presenta sangrado, deberá acudir al Cirujano de Colon y Recto para decidir si evacuar el coagulo con una pequeña incisión bajo anestesia local, o realizar una hemorroidectomia formal en un quirófano. Existen diversos tratamientos para esta enfermedad, dichos tratamientos se plantearán  dependiendo si son hemorroides externas y/o internas:


Ligadura: el tratamiento se realiza con un dispositivo especial, es un procedimiento de consultorio y funciona idealmente sobre hemorroides internas sangrantes. Después de ligadas pierden el aporte de sangre y se cae en 7 – 14 días produciendo un pequeño sangrado. En la mayoría de los casos se necesita más de una sesión para acabar con el problema.

Inyección y Coagulación:
se pueden utilizar en hemorroides sangrantes que no protruyen, ambos métodos son relativamente indoloros y logran que la hemorroide disminuya su tamaño.

Engrapado hemorroidal: es una técnica que utiliza un instrumento especial para cortar y cortar el tejido hemorroidal interno. Este método lleva una disminución del tamaño pero no remueve las hemorroides externas.

Hemorroidectomía: Es la cirugía que remueve las hemorroides. “Es el estándar de oro” y el método más complete para solucionar hemorroides internas y externas. Es necesaria cuando los coágulos se forman repetidamente en las hemorroides externas, cuando la ligadura falla para tratar hemorroides internas, cuando las hemorroides protruidas no pueden ser reducidas. Una hemorroidectomia remueve el tejido excesivo que causa el sangrado y la protrusión. Este procedimiento se realiza en un quirófano y bajo anestesia regional.
La técnica con “laser” no tiene ventajas, es mucho más costosa y el dolor es más intenso que la hemorroidectomía.

¿Las Hemorroides Generan Cáncer?
”NO”. No existe relación entre las hemorroides y el cáncer, sin embargo, los síntomas de las hemorroides en particular el sangrado, son similares al cáncer de colorectal y otras enfermedades del aparato digestivo.

¿Duele Mucho la Cirugía?  
El malestar de la cirugía de una fístula puede ser leve a moderado en la primera  semana y se puede controlar con analgésico por vía oral. El tiempo incapacitante para el trabajo es usualmente entre 2 a 4 semanas.