Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com
 
Incontinencia Fecal

¿Qué es la Incontinencia?
Es la perdida de la capacidad para controlar de manera voluntaria la salida de gases y materia fecal, la cual puede ser un padecimiento leve como el  escape “accidental” de gases, a algo severo como la salida de materia fecal liquida o solida.

  • Causas:
  • Lesión al momento del parto.
  • Lesión en los músculos del ano.
  • Disminución de la fuerza con la edad.

Hay varias causas de incontinencia. El daño provocado al momento del parto es una de las más comunes, la lesión se debe a la ruptura de los músculos o nervios del ano. Algunas de estas lesiones pueden ser identificadas en el momento del parto, pero en la gran mayoría no, manteniéndose ocultas con molestias moderadas hasta la edad adulta.
Algunas personas presentan pérdida de la fuerza para contraer el ano (apretar) al avanzar la edad, por lo que, una molestia leve en la juventud puede progresar a algo grave con el paso del tiempo.
Otros pacientes reconocen los síntomas de este padecimiento al presentar diarrea, ya que se dan cuenta de la sensación de urgencia (no pueden aguantar) o escape de materia fecal liquida cuando tienen el deseo de ir al baño.
Si la salida accidental de materia fecal se acompaña de sangre deberá acudir inmediatamente a su médico , ya que podría tratarse de un problema mas grave. Todas estas situaciones requieren una pronta valoración por parte de su médico.

¿Qué se Debe Hacer Para Saber  si Tengo Incontinencia?
Si presenta algunos de los síntomas ya descritos, deberá plantear esta duda a su médico quien le ayudará  a saber si usted la padece y que tanto impacto tiene en su vida. El médico encontrará datos importantes que podrán orientar hacia el origen del problema, por ejemplo: cuantos hijos tuvo por parto normal, bebes con alto peso, uso de fórceps o antecedente de episiotomía (corte en la vagina al momento del parto). Un examen físico de la región anal será necesario, el cual además ayudará a identificar los tipos de lesión. Así mismo, un ultrasonido de esta área será preciso para identificar algún daño en el complejo muscular. Otros estudios incluyen la manometría anorectal para valorar la presión (fuerza) que ejercen los músculos del ano, en reposo y al momento de apretar, y con lo que se concluye sin hay un esfínter fuerte o débil. Finalmente, se sugiere la valoración de la funcionalidad de los nervios que le dan sensibilidad y movilidad al ano.

¿Qué se Puede Hacer Para Tratar Este Problema?
Después de un interrogatorio dirigido y cuidadoso, una exploración física y la realización de los estudios ya mencionados se puede determinar  la causa, la gravedad y los procedimientos pertinentes para cada paciente. La mayoría de los casos se resuelve con cambios en la dieta y medicamentos, la realización de ejercicios pélvicos, o bien, se deberá plantear el uso de terapias físicas de biorretroalimentación o neuroestimulación sacra; y para aquellos que lo requieren, se deberá plantear la reparación de los músculos mediante cirugía.