Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com
 
Prolapso Rectal

¿Qué es el Prolapso Rectal?
El prolapso rectal es la condición en la cual el recto (la parte final del colon, localizada justo arriba del ano) se extiende y protruye fuera del ano. La debilidad del musculo del esfínter anal frecuentemente está asociada al prolapso rectal, provocando un escape de materia fecal y moco. Mientras que la condición ocurre en ambos sexos, es más común en las mujeres que en los hombres.

¿Por Qué Ocurre?
Muchos factores permiten el desarrollo del prolapso rectal. Es probable que ocurra secundario a un hábito prolongado de pujar para evacuar o como una consecuencia tarde del proceso de parto. Raramente existe una predisposición genética. Parece ser parte del proceso de envejecimiento elongamiento o estiramiento de los ligamentos que soportan el recto en el interior de la pelvis así como por debilidad del musculo del esfínter anal. Algunas veces el prolapso rectal resulta de una disfunción generalizada del piso pélvico, también en asociación con incontinencia urinaria y prolapso de órganos pélvico. Problemas neurológicos, como la sección de la médula espinal o enfermedades de la médula espinal, pueden ocasionar también un prolapso. Sin embargo, en muchos casos la causa es identificada.

¿Cómo es Diagnosticado el Prolapso Rectal?.
Se puede diagnosticar esta condición con una historia clínica cuidadosa y un examen anorectal completo. Para demostrar el prolapso rectal, se le indica al paciente que se siente en un cómodo y que puje como si estuviera evacuando. Ocasionalmente, el prolapso rectal puede estar oculto o ser interno, volviendo el diagnóstico más difícil. En esta situación, un estudio de rayos X llamada videodefecografía puede ser de utilidad. Este examen, toma imágenes mientras el paciente se encuentra evacuando, además de ayudar al médico en determinar quiénes se beneficiarán con la cirugía y cuál cirugía será la apropiada. La manometría anorectal también puede ser empleada para evaluar la función de los músculos alrededor del recto así como su relación con los movimientos intestinales.

¿Cómo se Maneja el Prolapso Rectal?
Aunque la constipación y el pujo pueden contribuir al desarrollo del prolapso rectal, la correlación simple de este problema puede no mejorar el prolapso cuando este se ha desarrollado. Existen muchas formas diferentes de corregir quirúrgicamente el prolapso rectal.
La cirugía con abordaje abdominal o rectal pueden ser sugeridas. Una reparación abdominal puede ser una opción ya sea abierta o con cirugía laparoscópica, en ciertos pacientes, así como un abordaje con cirugía rectal tomando en cuenta muchos factores incluyendo la edad, condición física, extensión del prolapso y el resultado de varias pruebas.

¿Qué Tan Eficiente es el Tratamiento?
La gran mayoría de los pacientes mejoran en su sintomatología mediante el procedimiento apropiado. El éxito depende de muchos factores, incluyendo el estado de los músculos del esfínter anal del paciente antes de la cirugía, si el prolapso es interno o externo, las condiciones generales del paciente. Si los músculos del esfínter se encuentran débiles, ya sea por el prolapso o alguna otra razón, tienen el potencial de recuperar en algún porcentaje la fuerza después de que el prolapso se haya corregido. Toma aproximadamente más de un año para determinar el impacto final de la cirugía en la función intestinal. La constipación crónica y el pujo después de la cirugía deben ser evitadas.